La Alcaldía avanza en obras para canalizar dos de los más peligrosos de la ciudad.

El verano que sofoca a los barranquilleros por estos días es el principal aliado para el desarrollo de una serie de obras de infraestructura contra los arroyos, que la ciudad lleva esperando durante décadas.

Publicado en Noticias

Tomado de: Diario El Tiempo

Una nueva herramienta tecnológica que les permitirá a los barranquilleros conocer en tiempo real, en qué lugares e intensidad está lloviendo en la ciudad, entregará en los próximos días el Instituto de Estudios Hidráulicos y Ambientales de la Universidad del Norte.

Publicado en Noticias
Jueves, 25 Abril 2013 23:57

¿Qué son los arroyos?

Los arroyos son corrientes de agua superficiales que fluyen sobre la tierra desde una altitud mayor hacia una altitud menor debido a la gravedad. Se originan con las aguas lluvias en las zonas con inclinaciones topográficas y se forman por efectos de la naturaleza o por modificaciones que el hombre hace al medio ambiente.

"Arroyos" es el nombre utilizado por los barranquilleros para designar el agua que fluye sobre la tierra. Como la mayoría de las vías y calles de la ciudad no tienen un sistema de drenaje adecuado, cuando llueve, las aguas de escorrentías escurren libremente sobre sus dos cuencas, la norte, que va al río Magdalena, y la de la Ciénaga de Mallorquín.

De acuerdo con su ubicación los arroyos se clasifican en urbanos y rurales. La mayoría de los arroyos de Barranquilla atraviesan su zona urbana, provocando desastres en cada temporada invernal con saldos de víctimas fatales y cientos de damnificados.

Publicado en Preguntas Frecuentes

19-AGO-2010

Bomberos tuvieron que multiplicarse para atender todos los llamados de la ciudadanía. El caso más grave fue el de 40 niños que iban en un bus escolar que por poco se lo llevan las aguas.

El aguacero que azotó a Barranquilla al mediodía de ayer ameritó que los miembros de la Estación 11 de Noviembre tuvieran que multiplicarse para atender unas 20 emergencias que se presentaron a lo largo y ancho de la ciudad.

El teniente César Fonseca indicó que por fortuna en ninguna de ellas hubo personas lesionas; sin embargo, comentó que una de las más grave fue la de un bus escolar que por poco se lo lleva el arroyo La María, carrera 54 con calle 48, con 40 niños del Colegio Pestalozzi.

El vehículo iba por la carrera y al enfrentarse al cuerpo de agua este estaba tan crecido que le hizo perder el control al conductor. Menos mal que atendimos el llamado de manera oportuna y no hubo nada que lamentar, resaltó Fonseca.

En ese mismo arroyo se presentaron otras tres situaciones de peligro, con dos busetas de la empresa Coolitoral y una de TranSoledad.

Momentos de tensión también se vivieron en la calle Murillo con carrera 26 cuando el conductor de una camioneta miniblazer quedó atrapado en un hueco con su vehículo mientras el arroyo seguía creciendo casi hasta llegarle a la ventanilla. Con ayuda de los bomberos el automotor fue puesto a salvo junto con la persona que iba en su interior.

Para Fonseca, el hecho de que el aguacero se haya presentado en una hora pico, no es excusa para desafiar los arroyos, que como es sabido, en muchas ocasiones han cobrado vidas humanas por el poder que alcanzan sus caudales.

"Es falta de conciencia porque lo que hay que hacer es detener el vehículo en un lugar a salvo de las aguas. Las señalizaciones de arroyos peligrosos advierten la situación, pero todavía hay quienes no hacen caso", reiteró el oficial.

En la carrera 43 con calles 50, 52, 57 y 60 se presentaron un sinnúmero de emergencias todas con vehículos que fueron arrastrados, pero también fueron controladas. En esta ocasión no hubo inundaciones a causa de desbordamientos de arroyos.

No sabíamos cómo priorizar los llamados de la ciudadanía. También atendimos varias emergencias en la Vía 40 con calle 72. Volvemos a advertir que cuando llueve no se puede salir, además, porque en los trabajos, y centros de estudios se entiende que la ciudad se paraliza, concluyó Fonseca.

Publicado en Noticias
Fuente: El Espectador

El Instituto de Estudios Hidráulicos y Ambientales (Ideha), liderado por el Ph.D. en ingeniería hidráulica Humberto Ávila, ha recopilado información suficiente para asegurar que la implementación de tecnologías sostenibles de drenaje de agua, como jardines de lluvia y techos verdes, podría entregar parte de la solución al problema de los arroyos en Barranquilla.

En un estudio hecho por petición de la Alcaldía de Barranquilla y presentado este año, los investigadores de la Uninorte le recomendaron a la administración distrital aplicar en los próximos años un sistema urbano de drenaje sostenible (SUDS) para reducir el caudal de los arroyos que se forman en la ciudad. Los SUDS son utilizados comúnmente en EE.UU. e Inglaterra para regular las aguas lluvias y restablecer las funciones hidrológicas naturales de un lugar.

En el caso de Barranquilla, los científicos creen que podrían construirse tanques y techos verdes de almacenamiento de agua que, junto a jardines de lluvia, podrían reducir los caudales de los arroyos. En este momento el equipo de doctores y magísteres adelanta estudios de medición de calidad de las aguas, velocidades y peligrosidad en tres cuencas piloto: los arroyos de la 93, de la 84 y de Country, para comprobar qué tan viable sería implementar las tecnologías.

Además, agrega el investigador Humberto Ávila, la ciudad podría aprovechar para almacenar agua lluvia en los pozos que en otra época les servían a la gente para retenerla: “Hace algunas décadas, cuando el servicio de agua era intermitente, se construyeron debajo de las casas de muchos barrios en Barranquilla pozos donde la gente almacenaba aguas lluvia para abastecerse. Ahora no se utilizan, pero de habilitarse reducirían entre un 10 y un 25% el caudal de los arroyos y su peligrosidad”.

Ávila explica que, si bien los estudios han concluido que la construcción de jardines de lluvia no representaría una reducción significativa del caudal, sí servirían para recibir lentamente las aguas que se almacenen en las casas y los techos a través de redes de bombeo.

Según explican las caracterizaciones del Ideha, Barranquilla está dividida por dos cuencas: la Oriental, que abarca el mayor porcentaje del casco urbano y descarga sus arroyos al río Magdalena, y la Occidental, formada por los arroyos que vierten al arroyo Grande y terminan en el mar Caribe o la Ciénaga de Mallorquín.

En la vertiente Oriental (donde se encuentran los arroyos más peligrosos (Don Juan, Rebolo, Hospital, la Paz, Felicidad, Bolívar, carrera 65, Coltabaco, Country, Siape y calle 91), las aguas han arrasado vehículos, causado la muerte de cerca de 40 personas en los últimos 20 años, deteriorado la malla vial y paralizado la actividad comercial, dejando incalculables pérdidas económicas.

Publicado en Noticias
Sábado, 20 Abril 2013 17:56

Técnicas de Infiltración

Como su nombre lo indica están formadas por elementos de infiltración que captan el flujo superficial y permiten o facilitan su infiltración en el suelo. Son muy efectivos en lograr reducir los gastos máximos y el volumen escurrido hacia aguas abajo.

Publicado en Soluciones
Sábado, 20 Abril 2013 17:58

Técnicas de Almacenamiento

Tienen por objeto diferir en el tiempo la alimentación de aguas lluvias hacia las redes de drenaje o los cauces receptores. Su principal efecto consiste en disminuir el valor de los gastos máximos a evacuar sin que necesariamente afecten el volumen total escurrido. En esta categoría se incluyen almacenamientos difusos y localizados de las más variadas geometrías.

Publicado en Soluciones
Sábado, 20 Abril 2013 17:55

Técnicas alternativas de solución

Los arroyos de Barranquilla son en esencia un problema de manejo de cantidad de agua y la simple canalización es una alternativa insuficiente y altamente costosa que no proyecta una solución óptima a futuro.

Publicado en Soluciones
Sábado, 20 Abril 2013 18:00

Soluciones propuestas (Resumen)

En el año 1920, cuando la ciudad contaba con 74.358 habitantes y una área urbanizada de 300 hectáreas, la Casa R.W. Herbard & Company Inc. de Nueva York, presentó al Concejo Municipal una propuesta de pavimentación y un programa de alcantarillado pluvial valorado en $ 258.316. La propuesta del alcantarillado pluvial, no se desarrolló porque el municipio atravesaba por una difícil situación económica. Unos años más tarde, comenzó el proceso de pavimentación de la ciudad, se incrementó la construcción de viviendas, se fue impermeabilizando la superficie con pavimento rígido y lo más grave, no se conservaron los cauces naturales de los arroyos.

Publicado en Soluciones
Viernes, 19 Abril 2013 23:46

Soluciones propuestas

En el año 1920, cuando la ciudad contaba con 74.358 habitantes y una área urbanizada de 300 hectáreas, la Casa R.W. Herbard & Company Inc. de Nueva York, presentó al Concejo Municipal una propuesta de pavimentación y un programa de alcantarillado pluvial valorado en $ 258.316. La propuesta del alcantarillado pluvial, no se desarrolló porque el municipio atravesaba por una difícil situación económica. Unos años más tarde, comenzó el proceso de pavimentación de la ciudad, se incrementó la construcción de viviendas, se fue impermeabilizando la superficie con pavimento rígido y lo más grave, no se conservaron los cauces naturales de los arroyos.

En 1957, cuando la apropiación del espacio público ya era un problema difícil para la ciudad[2], la Compañía Town Planning Collaborative, establece el Primer Plan Regulador de la ciudad, con base en la Ley 88 de 1947 . En dicho plan recomienda la canalización de algunos arroyos. El proyecto pretendía "reordenar el espacio físico y evitar en los sucesivo el caos urbano. Como todo proyecto, estaba sujeto a los intereses políticos del momento, y encontró poca receptividad. Aunque se aminoró el desorden, el programa no solucionó en toda su dimensión el problema". El proyecto no se concretó por los costos de las soluciones propuestas. A partir de aquí, ha sido esta la razón, para rechazar o posponer todas las soluciones integrales o puntuales que en materia de arroyo se presentaron.

En los años siguientes se realizaron varios estudios pero como siempre la carencia de recursos económicos no permitió ejecutarlos, a finales de la década del 50 y principios del 60, estudios e informes realizados por Greeley and Hansen de Chicago, consultores de las Empresas Públicas Municipales, se limitaron a solucionar el sistema de Acueducto y Alcantarillado Sanitario.

Ante la imposibilidad de darle paso a soluciones integrales, comenzaron a ejecutarse trabajos puntuales, en los arroyos más peligrosos. En septiembre de 1962, se inaugura la primera etapa de canalización del arroyo Rebolo Las Empresas Públicas Municipales proponen en la década del 60 y 70 algunos estudios para solucionar la problemática del arroyo Felicidad. En 1964, La AID, Agencia Internacional de Desarrollo, anuncia que financiará un estudio para el alcantarillado pluvial.

En 1975, se presentó un estudio técnico-económico por parte de la firma Senior& Viana y Paternostro y Medina "CONASTEC", con un costo estimado en $1.789.692.000[5], para solucionar la problemática de los arroyos de Felicidad, La Paz, Bolívar y Hospital. De nuevo el proyecto fue rechazado por el elevado costo. En este mismo año, el Ministerio de Obras Públicas, acomete la canalización del Arroyo Rebolo y el Country.

Posteriormente se proponen varios estudios de factibilidad realizados por las Empresas Públicas Municipales y el Ministerio de Obras públicas para un sistema de alcantarillado pluvial basado en el enterramiento de grandes tubos de 4 a 5 metros de diámetro. Este proyecto se consideró irrealizable por los costos producidos por las tuberías, las excavaciones, rompimiento de concreto de las calles, relocalización de redes subterráneas de teléfono, gas, acueducto, alcantarillado, etc.

En 1982, los Ingenieros Arzuza, proponen cubrir en forma completa con canales invertidos de concreto estructural prefabricado, las calles y avenidas que sean cauces. La nueva cubierta sería la plataforma para el tráfico vehicular y simultáneamente la tapa de un canal cerrado para aguas lluvias, que se conecta con los demás canales cerrados de la ciudad.

El Ingeniero H. Heilbron presentó a la ciudad una solución que consiste en la captación de las aguas de escorrentía que bajan por los arroyos por medio de un túnel principal y dos auxiliares, evitando que las aguas ingresen al Distrito central de la ciudad.

En 1987, se realizó el Estudio de Drenaje Urbano para Barranquilla, a cargo de la Agencia de Cooperación Internacional de la Misión Japonesa, JICA. El estudio de la Misión Japonesa fue uno de los más completos acerca de la problemática de los arroyos, y estableció que la solución integral y definitiva, no era otra, que la construcción de un alcantarillado pluvial. El resultado ya era conocido: la solución integral es costosísima. La solución planteada por la Misión, se basaba en adelantar la canalización de los arroyos que se desarrollan por las vías de la ciudad, en tanto que para los arroyos de la zona sur-occidental, el plan contempló otras medidas encaminadas a controlar las inundaciones.

La Misión Japonesa, hizo algunas recomendaciones tendientes a atenuar los efectos de los arroyos. Entre las recomendaciones, que por cierto, no han sido desarrolladas con suficiencia, están la de instalar cunetas a ambos lados de la vía, canalizar las vías colectoras principales (box culverts), combinación de los dos casos anteriores, e instalación de drenaje en futuros planes de mejoramiento. Se sugirió también establecer soluciones en las vías más importantes, en lo sitios críticos de mayor afluencia de agua, de acuerdo con la movilidad de la población, en sentido este - oeste, o viceversa, dentro de estos "puntos críticos" estarían las carreras 21, 38, 46, 51B y 54; y las calles 47, 45, 17 y 84. También se planteó la posibilidad de construir reservorios de agua, para disminuir los volúmenes de escorrentía y facilitar el tránsito de los vehículos y peatones. Los reservorios podrían construirse en lugares cercanos a parques, a fin de extraer esta agua mediante tuberías subterráneas para riego de los mismos.

En 1994, el Gobierno Municipal a través del alcalde Bernardo Hoyos, presentó una propuesta al gobierno canadiense con el objetivo de que este país realizara en Barranquilla el alcantarillado pluvial que se necesitaba[9]. La propuesta fue rechazada.

Uno de las sugerencias más recientes, es el Estudio de Factibilidad y Diseño de Soluciones al Drenaje Pluvial de la ciudad de Barranquilla, presentada en marzo de 1997, por Fonade-Hidroestudios S.A y ConCEP Ltda. La propuesta se basa en medidas estructurales y medidas no estructurales con las cuales se busca prevenir el avance del problema en el futuro. La nueva propuesta se aleja de las anteriores en el sentido que para la vertiente oriental, la solución busca solucionar las consecuencias de las carencia de alcantarillado pluvial, sin dar énfasis a la construcción, parcial o total de un sistema convencional, atacando la principal consecuencia cual es la parálisis que se genera en la ciudad.

?
Publicado en Pedagogía

Ahora en Barranquilla

°F | °C
Error! Unable to Find Specified Location!

Hidrología de Barranquilla

La hidrología de Barranquilla está formada por dos cuencas principales que dividen la ciudad en el área occidental y el área oriental. La cuenca este del río Magdalena cuenta con aproximadamente el 70% de la superficie de Barranquilla e incluye la parte más antigua de la ciudad y una zona baja inundable que se extiende a lo largo del río Magdalena.

cuencas

Los elevados índices de crecimiento de la población urbana han reducido de manera significante las áreas de superficie permeable. Más grave aún es el hecho de que la ciudad no cuente con un sistema de drenaje para las aguas pluviales.