Lunes, 24 Junio 2013 16:19

Arroyos y Literatura

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Lic. María Lourdes Caballero

La participación de los estudiantes en la realización de este proyecto, ha sido bastante creativa y eficaz, ya que ellos con su ingenio y espontaneidad lograron manifestar a través de diversas actividades sus experiencias y conocimientos relacionados con el arroyo "Don Juan".

Con la lírica como expresión de los sentimientos más íntimos del ser humano, los estudiantes presentaron estos poemas:

El Arroyo Don Juan

Por: Erick Cerpa, 802

El arroyo "Don Juan" es muy perjudicial,
ya que contamina a toda la ciudad.

Los adultos y los niños
mucha cuidado debemos tener
porque si nos descuidamos
en el podríamos caer
y muchas enfermedades podríamos contraer.

Las basuras y desechos
les arrojan por montón
y al río Magdalena
Llega la contaminación.



Poema al Arroyo

Por: Jhon Ramos, Antony Cano y Neyder Granados, 802

Tu caudal es muy destructivo
te llevas todo lo que quieres
y a veces estás más bravo
y te llevas hasta los puentes.

Hay que ver como te calmas
con esa corriente tan poderosa,
que tiene tantas basuras
que enferman hasta las rosas.

Estás muy contaminado
por el descuido de tus habitantes,
quienes te tienen de basurero
de los desechos de su cuerpo.

Las plagas son lo común
en este tipo de ambiente
y las enfermedades también
en este tipo de gente.



Arroyo Don Juan

Por: Nerys Luz Puello, 802

Los arroyos se desbordan
por no estar canalizados
y al gobierno no les importa
ya que no pasan por su lado.

Al arroyo Don Juan
ahí que nombre tan maluco
trae consigo la desgracia
y uno que otro muertito.

Se perdió toda la siembra
por culpa de un aguacero
mira niña no molestes
yo ya no tengo dinero.

Los arroyos traen desgracia
Pá los pobres habitantes
de los barrios marginales
empiezan las dificultades.

Tomando la música de canciones populares, los estudiantes también inventaron temas creativos:

La propia nubecita

Por: Angie Ruíz y Maryi Orellano, 803

La propia Helenita
Se iba pa´l arroyo (Don Juan)
A tirar la basurita
Se la pilla la vecina
Con las manos en la masa.

Se crecía la corriente
Y la gente preocupada
Helenita se soyaba
Y eso era:

Bota que bota y bota (bis)
Ya se lleva el colchón
El arroyo y el televisor or-or
Bota que bota y bota (bis)



Los arroyos de Barranquilla
Por: Martha Angulo, Briany Angulo, Julieth Manjarréz y Selene Aparicio
Estudiantes del curso 802

No importa el lugar
el arroyo es igual
no importa lo que traiga es agua y basura
no importa a donde vaya la contaminación
el arroyo es muy fuerte y daños traerá
porque siempre estarán aquí
los daños y perjuicios que ellos traen sin cesar.

No importa donde están
si vienen o si van
muchas personas mueren y quedan sin hogar
Barranquilla es una ciudad peligrosa
por los arroyos si
pero es muy bonita.

CORO

Porque siempre estará aquí
los arroyos que personas pasan sin pensar,
que hay que cuidarse de ellos
porque daños traerá y dejan sin hogar
a muchas personas.



En las leyendas se narran hechos mágicos o inexplicables. Algunos estudiantes plasmaron sus experiencias e imaginación a través de la creación de este género literario.

La historia de Jhon Jairo
Por: Yulieth Padilla y Yurleidis Julio 803

Hace mucho tiempo, un niño llamado Jhon Jairo, criado a las orillas del arroyo "Don Juan", vivía con su madre en una casa muy humilde construida de piedras pegadas con barro y su techo era de plástico. La señora salía todos los días a coger agua en el arroyo "Don Juan" para lavar; la vida de esas dos personas era muy difícil ya que llovía demasiado, casi todos los días, y las personas que vivían un poco alejadas al arroyo arrojaban sus desechos en él, ocasionando así que la represa del arroyo se taponara.

Un día cayó un aguacero que hizo que el arroyo se creciera, y como sus aguas no tenían por donde salir buscaron salida sin importar el daño que causaban. Las fuertes corrientes de agua que penetraban en la casa de Jhon Jairo hicieron que el barro se desvaneciera y las piedras se despegaran, cayendo junto con el techo, al piso. Terminado el aguacero, l0s vecinos ayudaban a Jhon y a su madre a construir de nuevo su casa.

Para el mes de octubre la mamá del niño, se enfermó y le tocaba a él solo ir al arroyo todos los días en busca de agua para lavar. La señora cada día iba peor; no mejoraba, tanto que el 24 de octubre falleció. El pequeño infante se sentía muy culpable, ya que no pudo ayudar a su madre, la lloraba desconsoladamente. El 31 de octubre agobiado por la tristeza que no lo dejaba ni un segundo, pensó en quitarse la vida, tanto que espero la noche.

Se dice que nos vecinos, vieron al niño entrar al arroyo; cuando intentaron salvarlo ya había desaparecido, se cuenta que la xx "madre" se lo llevó y desde entonces solo se escucha que sale todos los 24 de octubre llorando a su madre. El único recuerdo que dejaron es que fueron unas personas muy buenas y humildes.



Los estudiantes también tuvieron la oportunidad de presentar una obra de teatro.

El arroyo Don Juan
Por: Lic. María Lourdes Caballero

Música de fondo

(Joven elegante, camina muy airoso – vestido entero, sombrero, cigarro) (Se apaga la música y se escuchan truenos)

Arroyo: Hola amigos ¿Saben quién es este elegante e ilustre caballero? (Se muestra él mismo). Pues nada más y nada menos que Don Juan. Oigan bien “Don Juan”. Soy el terror de muchos habitantes de Barranquilla. Nací en Galapa; tengo una longitud de 7 kilómetros aproximadamente.

Atravieso tramos rurales y urbanos. Mi cauce sirve de límite natural entre la capital del atlántico y el municipio de Soledad. Recorro varias comunas y muchos barrios en sentido occidente-oriente, para desembocar en Brisas del Río, a orillas del Río Magdalena.

Soy famoso por el fuerte caudal y la gran masa de sedimentos que arrastro durante la temporada invernal. Mi fuerte pendiente y los aportes que recibo de un gran número de arroyos menores me convierten en uno de los más peligrosos de la ciudad.

(Se oyen fuertes truenos)

Arroyo: Escuchen esos truenos. Hoy será un gran día para mí. Verán lo que soy capaz de hacer.

(Truenos)

Arroyo: Antes de que venga la lluvia les contaré algo: Con el transcurso de los años han transformado mi aspecto; algunas de mis partes son agradables debido a la humedad que mantengo con plantas ornamentales y frutales que mejoran mi apariencia (El arroyo señala las fotos del Estadio metropolitano).

En cercanías de este entorno arquitectónico, que aglutina a todas las clases sociales, miren como me quieren los habitantes. Si no hubieran arreglado mi apariencia aquí no nos visitarían los cachacos, brasileros y argentinos, ya que con el fétido olor, la nariz se taparían.

(Se escuchan truenos más fuertes)

Arroyo: ¡Eso, que suenen y más fuertes! Que venga la lluvia; hoy me divertiré y ustedes también Ja, ja, ja. Con este aguacero arrasaré todo lo que encuentre.

(Truenos) Con los desastres que hoy cause me tomarán fotos para publicarlas en El Heraldo y también saldré en el noticiero de Telecaribe. Hoy muchos habitantes sufrirán y llorarán.

Lo mismo que ha ocurrido antes, Sin electrodomésticos se quedarán, Ja, ja, ja. ¡qué divertido será! Iré a prepararme para sacar a flote toda la fuerza. (Desaparece el arroyo)

Señora María: Mijo, mira ese tiempo que viene allá. Será un gran aguacero y seguiremos con nuestro sufrimiento, ve preparando los sacos de arena para evitar que el arroyo se lleve la casita.

(El Sr. Sale colocando bolsas de arena). Arroyo: Míralos como corren. Ja, ja, ja, no se imaginan lo que les espera.

(Sale del escenario. Truenos se inicia la lluvia). Joven: Mami, ya empezó a llover. Rueda la nevera y el televisor preparémonos a recoger todas las sillas del comedor.

(Sale coro de niñas cantando)
Que llueva, que llueva la virgen de la cueva,
los pajaritos cantan la luna se levanta,
que sí que no que caiga un chaparrón.

(Sale una anciana con bastón corriendo)

Anciana:

Ya viene el arroyo
Vamos a aprovechar
tiren al morrocoyo
que ya no quiere marchar.

Busquen mi vasenilla
que muy llena ya está
que llegue hasta el final de Barranquilla
y ya hasta asco me da.

(Se colocan cartulinas que simulan el arroyo,
2 jóvenes tiran objetos, morrocoy, vasenilla, etc.)

De repente todo en silencio. Música de fondo.

Lluvia hermosa y divina
que formas grandes arroyos
y hasta basuras traes.

Peligroso eres peligroso
Porque quieres destruir
Lo que al frente tuyo está
Pero lo evitaremos con mucha solidaridad.

Peligroso eres de verdad
Y arrasas todo sin piedad
A los niños no hay que dejar acercar
Porque con furia te los puedes llevar.

Basuras a ti no hay que arrojar
Para luego desastres no lamentar. (Sonido de la lluvia, fuertes truenos)

Coro de niños
Que llueva, que llueva la virgen de la cueva,
los pajaritos cantan la luna se levanta,
que sí que no que caiga un chaparrón.

Señora María: Trae el colchón viejo que está en el patio. Tiren todos los checheres viejos que ya el arroyo viene. Helena trae las bolsas de basura que están en el callejón.

(Helena arroja las bolsas negras de basura. Sale el grupo cantando y Helena se hace que no es con ella)

La propia Helenita
Se iba pa´l arroyo (Don Juan)
A tirar la basurita
Se la pilla la vecina
Con las manos en la masa.

Se crecía la corriente
Y la gente preocupada
Helenita se soyaba
Y eso era:

Bota que bota y bota (bis)
Ya se lleva el colchón
El arroyo y el televisor or-or
Bota que bota y bota (bis)

(El arroyo con todo lo arrojado se mueve mucho y de repente se levanta el arroyo No. 2)

(Sucio, con basura adherida a su ropa, despelucado, etc)

Arroyo No. 2: ¡Qué lastima, soy fehaciente! Parezco un loco nuevo recogiendo basura. He quedado triste y acongojado. Mírenlos (Señala a los habitantes) ellos son los culpables de mí estado lamentable (llorando, triste), no tienen consideración de mí. Aquí llevo animales en descomposición, residuos orgánicos e inorgánicos proliferando, grandes insectos, roedores, contaminación ambiental. Recojo las aguas negras, los residuos sólidos y los desechos de las urbanizaciones apostadas alrededor de mis riberas.

Así quedo después de un aguacero. ¡Oh, que estado tan lamentable!

(Se muestra fotos del arroyo cuando pasa por el Barrio Galán)

Mírenme aquí
Cuando paso por Galán
Si te acercas a mí
Tristes sorpresas te darán.

Este sector es muy peligroso
Y si me quieres visitar
Los ladrones y viciosos
Te podrán atracar.

Arroyo No. 2:

A José Antonio Galán
Lo acompañó gente con ideales
Y a mi sólo me han dejado
Repleto de basurales.

Llegando a la calle 30
Me convierto en un desafío
Para los buses y busetas
Soy un zipote río.

En este punto tan crítico
Muchas fotos me han tomado
Hasta Caiaffa el político
De aquí corrió asustado.

(Y ni más volvió) (Mostrar foto)

Cruzando Simón Bolívar
Me encuentro canalizado
Gracias a una administración
Ocurrida en tiempos pasados.

Me da mucha tristeza
Porque estoy contaminado
Por residuos de muchas empresas
Mis aguas han deteriorado.

Al finalizar mi recorrido
A orillas del Magdalena
Un colegio ha venido
Impulsando cosas buenas.

Se llama Marco Fidel
El colegio que se ha interesado
Que hasta una página web
En la Internet me ha creado.

En la temporada invernal
Muchos son los barrios inundados
Soy un fenómeno natural
Que deja cientos de damnificados.

Mi caudal aumenta cada año
Por el crecimiento desordenado
Mi turbulencia hace mucho daño
Y he dejado muchos ahogados.

Conserva la vegetación
Y no arrojes basura a mi lecho
Si cruzarme es tu intención
Al Magdalena irás derecho.

Evita el empozamiento
De las aguas residuales
Ayuda en el mantenimiento
De los cauces naturales

El proceso de urbanización
Aumenta la escorrentía
La falta de vegetación
Se incrementa cada día.

Lectura Final

Si la ciudad sigue creciendo de manera desordenada
Si los urbanizadores no prevén el cambio de uso del suelo de acuerdo con las Normas del Plan de Ordenamiento Territorial,
si no construyen drenajes artificiales
para que las precipitaciones intensas no superen
la capacidad de absorción del suelo,
la historia de desaparecidos y de emergencias será cada año la misma.

¡No basta canalizar! Es necesario desarrollar acciones para el control y vigilancia de nuevos asentamientos y el control a la construcción o remodelación sin el cumplimiento de las normas urbanísticas.

Hay que atender el crecimiento desmedido
que se manifiesta en expansión sin planeación,
en urbanizaciones piratas, cinturones de miseria
y servicios públicos insuficientes.

De lo contrario, la madre naturaleza seguirá pasando factura
por alterar en tan poco tiempo,
lo que ella tardó millones de años en modelar.


Personajes Arroyo No.
Señora María
Esposo de María
Joven No 1
Anciana.

Visto 618 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2013 17:34